Las Ciudades Visitas Guiadas

Dos Emblemas de La Plata

La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, ubicada a sólo 50 kilómetros de CABA, fue concluida en 1882 por Pedro Benoit, a inspiración de Julio Verne, y fundada por Dardo Rocha, después de que la Provincia cediera la ciudad de Buenos Aires como asiento del Gobierno Nacional. Conocida como “La ciudad de las diagonales”, por su particular trazado, La Plata tiene varios puntos de interés turístico, entre ellos, dos emblemáticos, como son la histórica Catedral neogótica y el Pasaje Dardo Rocha, una ex estación ferroviaria devenida en centro cultural.

I. Catedral:

De estilo neogótico, construida íntegramente en ladrillos, La Catedral de La Plata figura inscripta desde 1996 en los mármoles del piso de la Basílica de San Pedro, en el Vaticano, por ser una de las más grandes del mundo. Su construcción la comenzó en 1885 el entonces director de Obras Públicas, Pedro Benoit.
Está conformada por una nave central, de mayor altura (120 metros) y dos laterales, que conforman el ancho del templo, de 76 metros. Ocupa una superficie de 7 mil metros cuadrados y tiene una capacidad análoga de personas.
Debajo del edificio funciona un museo, con pilares de ladrillo a la vista, que cuenta las causas de su emplazamiento, las características de su estilo, los materiales utilizados y sus etapas de construcción, así como la ornamentación escogida.
En él se pueden apreciar vestiduras litúrgicas, vasos sagrados, relicarios, templetes, misales y todo tipo de atributos episcopales.
Está emplazada en el centro geográfico de de la Ciudad, frente al Palacio Municipal, del que está separada por la Plaza Moreno, entre avenidas 51 y 53, y calles 14 y 15. En dicho paseo se ubicada la Piedra Fundacional de La Plata.

 

II. Pasaje Dardo Rocha:

Ubicado en el centro de la Ciudad, entre calles 49 y 50, y 6 y 7, frente a la Plaza San Martín, se trata de uno de los edificios más bellos de la época fundacional, que en sus inicios funcionó como estación ferroviaria, a partir de 1887 y hasta su destrucción por un incendio, en 1926, y a partir de entonces y hasta la actualidad, funge de centro cultural, además de ser sede de la Secretaría de Cultura del Municipio.
En la planta baja, sobre un espléndido damero, se halla el famoso salón, de unos 85 metros de longitud, y contiene dos pisos a su alrededor. El edificio está coronado por un techo acristalado.
Allí se realizan exposiciones, ferias y actos públicos, y fue utilizado también como escenario de películas, conciertos y festivales.
Su estilo es ecléctico, ya que combina elementos del neorrenacimiento italiano y una mansarda (ventana sobre el tejado) de estilo francés.

 

Acerca del Autor

Mario Poliak

Director de Turismo Registrado.
Periodista Editor Jefe Agencia DyN