Las Ciudades Visitas Guiadas

No es Minimalismo. Simplemente, es la “Casa Mínima”

"....Una fachada lisa, con una puerta a dos hojas en el medio pintada de verde con cerradura y falleba de hierro, el número en alto, como una flor en la solapa.

Es de dos plantas exactamente sobre la puerta hay un balconcito con barrotes verticales de hierro, detrás de la ventana de dos hojas se pueden ver dos cortinillas tejidas al crochet, producto de manos artesanales, a un lado del balcón un gran cacharro con geranios rojos, al otro lado otro cacharro con geranios rojos y en el intermedio cuatro macetitas con flores de multicolores. Y luego la cornisa, un repulgo de argamasa. La casa se prolonga hacia atrás pero, parece sola, con esa habitación, con esa celda…».
Así describía Baldomero Fernándes Moreno lo que hoy se conoce como “La Casa Mínima”, ubicada en pleno corazón de San Telmo: Pasaje San Lorenzo 380, a metros de Defensa y avenida Independencia. La razón por la que es conocida de esa manera es casi obvia: A pesar de sus 13 metros de profundidad, lo sorprendente es que tiene sólo 2,5 metros de ancho (recordemos que la mayoría de los lotes porteños es de 8,66), es decir, menos de un tercio de las medidas estándar de hoy. Es, sin ninguna duda, la más angosta de la Ciudad.

Si bien no hay registros que lo documenten fehacientemente, su historia se remonta aproximadamente a mediados del siglo XIX y se cree, o al menos esa es la versión que maneja el anticuario que la compró, que perteneció a varias familias de libertos, ya que lo que hoy se conoce como “Casa Mínima” era en realidad un lote de 16 metros de ancho por 17 de fondo, que fue subdividido para construir un museo y en su fachada, sólo quedó ese pequeño espacio que hoy es testimonio de una época en la que más de un 15% de los 800 mil habitantes con que contaba la Ciudad, eran negros y, en su mayoría, mulatos.

La Asamblea del año 13 decretó la libertad de vientres, por lo que muchos hijos de esclavos debieron buscarse un lugar donde vivir, y en muchos casos sus casas eran cedidas por sus antiguos amos, por supuesto en condiciones de hacinamiento total.
“La Casa Mínima” forma parte del complejo “El Zanjón de Granados”, una obra arqueológica muy importante de la ciudad, consistente en un sistema de túneles debajo de la manzana por donde corre un arroyo que desagua en el Río de la Plata.

Acerca del Autor

Mario Poliak

Director de Turismo Registrado.
Periodista Editor Jefe Agencia DyN