Las Provincias

Chubut: Un dinosaurio en mi estancia

La Patagonia, se sabe, es una exótica región que suele atraer el interés del turismo internacional, además de guardar en sus entrañas unas cuantas sorpresas, como por ejemplo que un pastor que busca a su oveja perdida tropiece con la cabeza semienterrada de un desmesurado fósil de fémur de 2,4 metros de largo perteneciente al dinosaurio más grande que se halla encontrado hasta el presente en todo el planeta.

Así comenzó, en 2011, esta fascinante historia en la estancia “La Flecha”, ubicada en una zona rural de la provincia de Chubut.
Este impresionante ejemplar herbívoro vivió en el período cretácico, hace algo más de 101 millones de años y habitó al sur del continente, en lo que hoy es la Patagonia argentina, razón por la cual sus descubridores lo han bautizado Patagotitan Mayorum.
Es 10 por ciento más grande que el Argentinosaurio, que era el más grande hallado hasta la aparición de esta pieza paleontológica.
Según proyecciones científicas, este Patagotitan Mayorum mide aproximadamente 37 metros de largo por 15 de alto (sólo la parte superior del lomo del animal llega a tener unos 6 metros); tiene un peso de unas 70 toneladas (equivalentes a 15 elefantes africanos) y hasta el momento se pudo encontrar un 70 por ciento de su esqueleto, que no incluye la cabeza (probablemente haya sido devorada por un/os animal/es carnívoro/s), aunque las comparaciones realizadas con otros ejemplares de especies similares permitieron reconstruir su posible cráneo.
Para tener una idea de qué dimensiones estamos hablando, cada fósil original del esqueleto llega a pesar media tonelada y se calcula que el corazón de esta bestia llegó a tener 2 metros de circunferencia y un peso aproximado de 230 kilos, suficientes para bombear unos 90 litros de sangre con cada latido.
Lo cierto es que, tras casi dos años de cuidadosas excavaciones, realizadas por un equipo de paleontólogos y técnicos encabezado por el rosarino Diego Pol, investigador del Conicet y jefe del área Científica del Museo Paleontológico Egidio Feruglio de la ciudad de Trelew, se logró dar con un total de 223 huesos pertenecientes a siete ejemplares de la misma especie.
El caso, no sólo despertó el obvio interés de la comunidad científica internacional, que publicó este año el extraordinario hallazgo, sino hasta la BBC de Londres, que realizó un documental, hoy disponible en Internet.
Un posterior y paciente trabajo en Toronto, Canadá, donde se encuentra la “mayor fábrica de dinosaurios del mundo”, permitió la reconstrucción en resina plástica de una réplica de este ejemplar, que debido a su particular contextura, debe armarse y desarmarse cada seis meses por la dificultad en hallar un ámbito permanente, adecuado para su exposición.
El ejemplar ya fue exhibido en Nueva York, y ahora las autoridades científicas y municipales de Trelew se proponen armar, este verano, una carpa junto a la costa de Puerto Madryn, y así incorporar un nuevo atractivo para los turistas que visiten la ciudad.
Mientras tanto, la orgullosa propietaria de la finca “La Flecha”, donde comenzó todo, les dice a todos los que quieran oírla: “No tengo muchas ovejas en mi estancia, pero tengo un dinosaurio”.