Noticias

Oxígeno al Turismo: Sobreviviendo

Mientras algunas ciudades siguen aguardando el milagro de que por fin se abra la actividad turística en medio de una pandemia que no da tregua, el Senado, por uanimidad, ya dio media sanción, el pasado 13 agosto, al Proyecto de Sostenimiento y Reactivación Productiva de la Actividad Turística, y se espera que Diputados la convierta en ley el martes 1 de setiembre.

Esta iniciativa apunta a resguardar un sector económico por demás castigado por la emergencia sanitaria y que, entre personal hotelero, gastronómico y del transporte, entre otros rubros que lo componen, suman cientos de miles de puestos de trabajo.
El proyecto contempla un lapso de aplicación de 180 días, prorrogable por el mismo período en caso de continuar la parálisis por la situación.
El beneficio incluye a empresas que realicen servicios relacionados con la actividad; esto es, alojamiento en forma temporal, servicios turísticos de todo tipo, transporte y a quienes hayan visto afectados sus ingresos por la falta de actividad.
También fueron incluidos cines, producciones teatrales o musicales, cafés, restaurantes y clubes bailables.
En qué consisten esos beneficios? Por ejemplo el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (los famosos ATP), desde el 1 de julio hasta el 31 de diciembre de 2020. Para poder acceder a esto, la empresa tiene que demostrar una facturación menor a 30% de lo habitual. Asimismo, gozarán de una reducción del pago en las contribuciones al Sistema Integrado Previsional Argentino de 95%.
Se prorrogará por 180 días el vencimiento del pago de impuestos existentes o por crearse que operen hasta el último día del año, y se lanzaron créditos para el pago de servicios y salarios, así como de otros gastos, a tasa cero durante los primeros 12 meses.
Paralelamente, la futura ley propone reactivar la actividad turística post-pandemia:
Programa Bono Fiscal Vacacional: La entrega de bonos mediante boletas electrónicas a familias que no perciban un ingreso de más de cuatro salarios mínimos con el objetivo de que los utilicen en la compra de servicios turísticos.
Programa de “Incentivos a la preventa de servicios turísticos nacionales”: La creación de un programa de incentivos que permita la compra con un reintegro del 50% de lo pagado si la misma se hace en servicios ofrecidos en el país.
Programa de turismo para personas mayores: El objetivo es fomentar el turismo por
parte de las personas entradas en años, con descuentos especiales a sitios en temporada
baja y realizadas con el objetivo de prevenir problemas de salud o generar bienestar en
las personas mayores.
Programa de financiación de los paquetes turísticos de viajes de turismo
estudiantil: El mismo busca financiar este tipo de viajes mediante la entrega de créditos
específicos a las agencias encargadas de realizar los mismos, siempre y cuando el
destino sea dentro de la República Argentina.
Por último, la ley también dispone que tipo de opciones pueden realizar las empresas frente a una eventual cancelación de algún servicio contratado con anterioridad a la imposición de la pandemia, y que por ende no se puede realizar.
Se establece como opciones la reprogramación de los servicios con un máximo de un año de diferencia, la entrega de vouchers para utilizar en servicios similares, con un valor similar al original, por un lapso de 12 meses o la devolución del dinero mediante el pago del mismo en 6 cuotas iguales.
En cuanto a los servicios que no fueron contratados de forma directa, se le ofrece a las empresas la posibilidad de ofrecer voucher de forma similar, pero en caso de no ser utilizados, los servicios deberán ser reembolsados. Además, establece que acciones realizar para pedir el reembolso de los servicios contratados.
Como se ve, no hay solución a la vista en cuanto a normalizar la actividad del rubro turístico. La canción de moda es “Sobreviviendo”.