Mi Diario de Viaje Que hacer

Playa El Cóndor, en Viedma: historia de loros y náufragos

Está en Río Negro a 31 Km de Viedma y encierra una historia tan fantástica como insólita. En 1881 el barco dinamarqués "El Cóndor", cargado de champagne francés, naufragó y sus ocupantes fueron hospedados en la única estancia que había cerca del lugar. Entre el miedo y la incertidumbre los náufragos se llevaron una gran sorpresa: los dueños de la estancia eran daneses.

El carpintero del barco, Peter Hansen Kruuse, se enamoró de una de las hijas del danés que administraba la estancia, se casó con ella y se quedó para siempre en la Patagonia; tuvieron 13 hijos y uno de ellos fue el famoso corredor de autos Arturo Kruuse. Otro hijo, Emilio Kruuse, fue el primer maestro recibido en la Patagonia y luego director de los colegios Normal de Viedma y Normal de Bahía Blanca.

El naufragio dejó su marca: aquí se construyó a fines de 1800 el primer faro de la Patagonia, que se puede visitar, y tras varios nombres la villa turística se quedó con el del barco varado: Balneario El Cóndor.

Es tranquila, familiar, llena de silencio, playas anchísimas, acantilados de hasta 6 metros de altura y otro dato curioso: aquí habita la comunidad de loros barranqueros más grande del mundo. Sobre ese paredón de millones de años que da al mar los loros hacen sus cuevas donde viven en pareja. Ah! son monógamos y fieles (mucho más que nosotros, los humanos).

 

Acerca del Autor

Mario Massaccesi

Periodista. Conductor de TV. Coach