Que hacer Visitas Guiadas

Calilegua: Donde habita la niebla y el yaguareté

Calilegua es el único parque nacional de la provincia de Jujuy. Creado en 1979 con el fin de conservar las selvas tropicales de montaa, tiene una superficie de más de 76 mil hectáreas, que lo convierte en el área protegida más grande de la Argentina y es característico sus yungas con lianas. Forma parte de una ecoregión que llega hasta Venezuela y Colombia.

Su acceso es gratuito y posee una gran belleza paisajística que puede apreciarse en todo su esplendor al transitar la ruta provincial 83, que lo atraviesa, a través de la cual pueden identificarse tres ambientes diferenciados: la selva pedemontana, la montana y el bosque montano. Cada uno presenta una vegetación característica y es posible avistar ciertas especies de aves y mamíferos. En cuanto a las primeras, se cree que Calilegua es el hogar del 50 por ciento de las especies nacionales. Por lo pronto, se relevaron 270 especies y se estima que podrían habitar el parque unas 230 más.

En cuanto a los mamíferos, debe destacarse la presencia del mayor predador de América, el Yaguareté (el emblema que lleva la Selección argentina de rugby, Los Pumas, en su camiseta), conocido por los lugareños como “el tigre”, además de otros felinos como el yaguarundí, el ocelote, el gato del pajonal y el puma. El tapir o anta es el mayor de los mamíferos de las yungas y es posible observar sus huellas impresas en el lodo de las orillas de ríos y lagunas.
En su interior existe un camping agreste, denominado Aguas Negras, que no posee agua potable.
Una amplia red de senderos ofrece alternativas para apreciar el paisaje de yungas y adentrarse en la profundidad de las selvas, donde se avistan aves y si estás en tu día de suerte, algún que otro escurridizo mono, lobito de río y pecarí, entre otros mamíferos.

Si bien la señalización es buena, es recomendable recorrer los senderos con guías habilitados por la Administración de Parques Nacionales, ya que frecuentes neblinas y la ausencia de claras referencias en un paisaje bastante homogéneo puede dificultar la orientación.
Finalmente, un circuito especialmente habilitado permite recorrerlo en bicicleta, lo que resulta una experiencia inolvidable. Se aconseja realizar las contrataciones de guías escribiendo a guias@calilegua.com, o al menos con un día de anticipación, lo mismo que las salidas en bicicleta.