Las Provincias Los Pueblos

Camarones, punto azul en la inmensa estepa patagónica

 Vista de cerca, Camarones es la localidad cabecera del departamento chubutense de Florentino Ameguino, sobre la costa marítima del Atlántico Sur. Pero si se pudiera mirarla en perspectiva, podríamos definirla como un punto azul en la extensa meseta patagónica.

Ubicada unos 250 kilómetros al sur de Trelew, y a otro tanto al norte de Comodoro Rivadavia, entre ambas ciudades sólo habita la inmensidad, y en medio de ella, solitario paraje enclavado también sobre el litoral marítimo, está este pueblo pesquero de menos de 2 mil habitantes.
Y sin embargo, esta localidad de menos de 2 mil habitantes es considerada la cuna de la provincia de Chubut, ya que sus remotos orígenes datan del siglo XVI, no muchos años después de la conquista española.
Camarones es la puerta de entrada al Parque Interjuridiccional Marino-Costero Patagonia Austral, donde está situado el cabo Dos Bahías, un área natural protegida poco visitada, pese a contar con una variedad faunística singular, en la que predominan una colonia de pinguinos de Magallanes, lobos marinos, cormoranes (pájaro patagónico), guanacos, ñandúes y zorros grises.
Además del avistaje de este tesoro natural sobre playas y caletas, también se puede realizar actividades como la pesca deportiva a bordo de embarcaciones que llevan a salmoneras. Esta actividad es tan típica en la zona, que todos los años, en febrero y durante tres días, se realiza allí la Fiesta Nacional del Salmón, con la presencia de pescadores de todo el país.
También pueden practicarse el buceo, excursiones náuticas, turismo rural, trekking y safaris fotográficos. O simplemente contemplar los bellos amaneceres sobre el puerto.
Un párrafo aparte merece el museo de la Familia Perón, lugar donde el tres veces ex presidente pasó los primeros años de su vida, y más tarde algunos veranos adolescentes. La casa está reconstruida tal como era antes de que un incendio la destruyera, con chapas y puertas de madera. Además de los enseres utilizados por la familia, se guardan allí importantes documentos, propaganda del primer peronismo, fotos originales de la niñez de Perón y de su exilio en España. También algunas vestimentas (batas y sacos) del histórico general.
En el poblado camaronense, a la vera de anchas y prolijas calles, sus coloridas casas fueron levantadas con materiales y estilos propios de la época de su fundación, en las que predomina el tono pastel.
Pero esta distante comarca, emplazada a 1.680 kilómetros de Buenos Aires, desde donde se accede a través de la ruta nacional 3 y un tramo de 72 km. por la ruta 30, tiene otra particularidad: Según dicen sus orgullosas residentes, Camarones es un pueblo donde mandan las mujeres. Desde la intendenta, pasando por la mayoría de miembros del Concejo Deliberante; la jueza de paz, la gerenta del único banco, la directora del hospital y la de la escuela, además de las tres guías turísticas. Incluso, hasta hace poco mandaba allí la comisaria del pueblo, lo que dio origen a la Comisaría de la Mujer. Si ellas mandan, tendrán razón nomás.