Noticias

Las «vacas» vienen gordas: Se espera a un millón de extranjeros

La próxima temporada invernal será récord con un total de alrededor de un millón de visitantes extranjeros, según estiman las autoridades turísticas nacionales. El receso se extenderá entre el 11 y el 28 de julio, según lo dispuesto en cada uno de los 24 distritos del país. En CABA y Buenos Aires comenzarán recién el día 18.

Según indicó el ministro del área, Matías Lammens, “eso va a marcar también un número importante de ocupación en todo el país”.
Los destinos principales serán, como siempre, los de mayor demanda, y se estima que se podrán conseguir paquetes a un costo de entre 127.000 y 146.000 pesos.
Precisamente por la gran afluencia que se espera y a diferencia de años anteriores, en plena pandemia, el Gobierno no relanzará el exitoso plan “Pre-Viaje” y lo evalúa anunciar para los meses de setiembre, octubre y noviembre.
Lammens explicó que el beneficio intentará “apuntalar la temporada baja para que las economías regionales tengan una facturación uniforme”.
Con respecto al fin de semana extra largo de junio, viajaron 4,4 millones de turistas y excursionistas por la Argentina, que gastaron $ 55.070 millones, según informó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, CAME. “La imposibilidad de financiar viajes al exterior con tarjeta traccionó el turismo local y creó un escenario que entusiasma ante la posibilidad de repetir el desempeño durante las vacaciones de invierno”, explicó la entidad empresarial.
Por su parte, el Gobierno también espera que la apertura total de las fronteras promueva un mayor ingreso de turistas extranjeros, fundamentalmente en destinos de temporada, como Bariloche, El Calafate y los centros de esquí.
“Estos números anticipan una temporada de invierno absolutamente récord con el fuerte impulso que le va a dar la llegada de un millón de turistas extranjeros”, dijo el ministro Lammens.
Sin embargo, la escasez de gasoil amenazó con afectar el desempeño. Según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), el fin de semana largo “podría haber sido mejor sin los problemas de desabastecimiento de combustibles, que desalentaron a muchas familias a viajar por temor a quedarse varados”.
De acuerdo con el informe de CAME, durante el “finde extralarge”, que comprendió los días 17, 18, 19 y 20 de junio, se movilizaron por Argentina unos 2,3 millones de turistas y 2,1 millones de excursionistas. Además, el nivel de ocupación promedió 90% y el gasto diario rondó los $ 6.500.
“Con esos datos, el feriado de junio entró al calendario turístico como uno de los más importantes del año” y se ubicó apenas por debajo de Semana Santa, que también combina cuatro días corridos de descanso, precisó CAME.
Es dato es más que revelador, teniendo en cuenta que, respecto del mismo fin de semana de 2019, es decir, antes de la irrupción de la pandemia, el movimiento de turistas creció 148,1%, mientras que el gasto total a precios constantes subió 343,4%, pero en un día menos, ya que ese año fue de tres días.
Por otra parte, según datos oficiales, durante ese fin de semana unos 600.000 turistas se movilizaron en transporte público: 331.000 en vuelos internacionales y de cabotaje; 250.000 en 4500 micros de larga distancia que llegaron y salieron desde la terminal de Retiro, y 19.000 en trenes de larga distancia.